Nuestra perspectiva al día de hoy  acorde a las condiciones en que la vida se nos presenta, a pocos o muchos, nos ha determinado a iniciar una aventura en el desarrollo empresarial independiente.

El bien llamado “Emprendimiento“, es tener una idea y convertirla en una realidad. Esto sea de manera personalizada o en grupo donde se conjuga la inversión tanto de los recursos financieros, físicos y el talento con el ideal de darle forma a esa idea y llevarla al plano de la realización.

Pero que pasa cuando ya decidiste poner en marcha tu nuevo negocio…. Te enfrentarás a una infinidad de situaciones desde muy sencillas hasta complejas para resolverlas, trámites burocráticos y también ante la incertidumbre de ver que lo que pensaste en un principio no era tal como te lo imaginabas, y hasta tienes que ir adaptándolo en el camino. Eso sí, con la firme idea de lograr que esto produzca, empeñas todo tu esfuerzo por conseguirlo y haces hasta lo imposible por no caer en la tentación de renunciar a la primera.

Una vez en el camino te encuentras con las siguientes disyuntivas o situaciones que se convierten en errores al emprender:

  • Como todo en la vida debemos ser cuidadosos en no querer abarcar más de lo que no podemos realizar. Muchos emprendedores inician sus negocios con una línea de productos o servicios y en poco tiempo empiezan a aumentar sus líneas sin consolidar ninguna. Suena tentador poder ofrecer muchas productos o servicios, aquí lo importante es comprender que debemos aceptar que en la mayoría de la veces, estamos limitados en personal para realizarlo, en recursos para solventar cualquier situación y que antes que todo debemos ser concientes en que nuestra calidad debe ser el parámetro que nos permita definir hasta donde podemos ofrecer.
  • Ya iniciamos y nuestro camino por recorrer es largo y sinuoso; por lo que debemos dar tiempo a que todo vaya madurando. Esto significa que debemos aceptar que el crecimiento de nuestro negocio se dará paulatinamente y no debemos forzarlo, ya que esto nos pone en desventaja. En la medida en que podamos controlar las actividades de nuestro emprendimiento, ese será el parámetro de nuestro crecimiento.
  • Las finanzas son un rubro muy importante en los emprendimientos, ya que de esto depende toda la actividad. Desarrollar presupuestos debe ser una labor que cada emprendedor considere como una regla fundamental, así podrá controlar los gastos del negocio y así poder definir el rumbo a tomar de la manera más ligera. La adrenalina del riesgo es encantadora, pero en cuestión de los negocios es válido arriesgar pero tomando en cuenta todos los posibles escenarios existentes, y así realmente poder continuar.
  • El emprender no es un trabajo de medio tiempo, si deseamos llegar lejos debemos imprimirle el esfuerzo en mantener y consolidar nuestro emprendimiento. Es bien sabido que cuando desean iniciar tu propio negocio, es necesario contar con un fondo de recursos que te permita dedicarte al 100% a echar a andar el negocio y lograr estabilizarte.
  • En el mundo de los negocios, es necesario aliarse con personas que compartan tu ideología. Todos al inicio nos cuesta trabajo entender todo lo que se tiene que realizar para emprender, es por ello que puedes buscar organismos que te apoyen con capacitación, así como también puedes realizar alianzas con otros negocios que realicen las actividades que necesitas hacer y que no sabes como como ejemplo: despachos de contadores, abogados, consultorías de tecnologías de la información, consultorías de recursos humanos; en donde cada uno promueva su actividad y que ambos salgan beneficiados.

Ustedes que piensan al respecto, concuerdan con nosotros y que otros puntos pueden ser claves para el emprendimiento…… Tal cómo hemos venido aprendiendo, está información es parte de la Inteligencia en los Negocios.

 

× ¿Cómo puedo ayudarte?